Download Zur Bestimmung der Philosophie by Martin Heidegger PDF

By Martin Heidegger

Show description

Read or Download Zur Bestimmung der Philosophie PDF

Similar other social sciences books

Perspectives in Sociology: Classical and Contemporary

Views in Sociology offers scholars with a full of life and demanding creation to sociology and to the ways that sociologists are expert to imagine and paintings. the topic is gifted as a chain of alternative views at the social global, them all interrelated, occasionally in clash with each other, and all contributing very important and beneficial insights.

An Introduction to Market & Social Research: Planning & Using Research Tools & Techniques (Market Research in Practice Series)

Proven marketplace researchers provide an entire, step by step advisor to uncomplicated ideas and methods industry examine is key for companies, either huge and small. It presents the knowledge had to inspire good fortune, improve competitiveness and maximize earnings. With the inclusion of initiatives and multiple-choice questions in every one part, this introductory textbook can be a workbook.

Arbeit, Selbstbewusstsein und Selbstbestimmung bei Hegel: Zum Wechselverhältnis von Theorie und Praxis

Der Arbeitsbegriff Hegels ist mehrdeutig: Er umfasst den Bereich der ökonomischen Arbeit ebenso wie die Arbeit, die den Geist der Menschheit in der Geschichte, der Kunst und der Gesellschaft hervorbringt und entwickelt. Die Gemeinsamkeit dieser unterschiedlichen Arbeitsbegriffe liegt nach Hegel darin, dass sie von der menschlichen Existenz nicht wegzudenken sind.

Additional info for Zur Bestimmung der Philosophie

Example text

EI yo es, pues, disociable; se disocia en ocasión de algunas de sus funciones, por lo menos transitoriamente, y los fragmentos pueden luego unirse de nuevo. Todo esto no es ninguna novedad, sino más bien una acentuación inhabitual de cosas generalmente conocidas. Por otro lado, sabemos ya que la Patología, con su poder de amplificación y concreción, puede evidenciarnos circunstancias normales, que de otro modo hubieran escapado a nuestra perspicacia. Allí donde se nos muestra una fractura o una grieta puede existir normalmente una articulación.

No hay nada en nosotros que tan regularmente separemos de nuestro yo y enfrentemos a él como nuestra conciencia (moral). Me siento inclinado a hacer algo de lo que me promete placer, pero dejo de hacerlo con el fundamento de que mi conciencia no me lo permite. O la magnitud de la expectación de placer me ha llevado a hacer algo contra lo cual se pronunciaba la voz de mi conciencia y después del acto mi conciencia me castiga con penosos reproches, haciéndome sentir remordimientos. Podría decir simplemente que la instancia especial que empiezo a distinguir en el yo es la conciencia (moral), pero es más prudente dejar independiente esta instancia y suponer que la conciencia (moral) es una de sus funciones, y otra la autoobservación, indispensable como premisa de la actividad juzgadora de esta conciencia.

En esta diferenciación de la personalidad en yo, super-yo y ello no debéis imaginaros fronteras precisas como las que han sido artificialmente trazadas en la geografía política. A la peculiar condición de lo psíquico no corresponden contornos lineales, como en el dibujo, o en la pintura de los primitivos, sino esfumaciones análogas a las de la pintura moderna. Después de haber efectuado la separación, tenemos que dejar confluir de nuevo lo separado. No juzguéis demasiado severamente esta primera tentativa de hacer visible lo psíquico, tan difícilmente aprehensible.

Download PDF sample

Rated 4.58 of 5 – based on 30 votes